¡Ay del noble peregrino que se para a meditar, 

después del largo camino, 

en el horror del llegar!

Antonio Machado


contenidos © Pepe Casellscreado en Bluekea